Verificación técnica escolar

Share

Después de la muerte de Sandra Calamano y Rubén Rodríguez, vicedirectora y portero de la escuela 49 de Moreno, por la explosión de una garrafa mal instalada, un grupo de docentes, familias y sindicalistas elaboró un proyecto de ley para que se cree la Verificación Técnica Escolar (VTE). Hoy está circulando entre las comunidades escolares y legisladores de toda Argentina.

Aunque cada distrito escolar tiene su dirección de infraestructura para ocuparse de que las escuelas, jardines, terciarios y universidades sean seguras, en los considerandos del proyecto se convoca a una auditoría ciudadana ante la ineficacia de los canales oficiales. Los beneficios de una VTE se comparan con los de “otros mecanismos de control que cuentan con un razonable nivel de éxito en cuestiones de seguridad (Verificación Técnica Vehicular, Revisión de equipos de GNC, control de funcionamiento de ascensores en edificios, entre otros)”.

Para asegurar un control eficaz e imparcial proponen hacer convenios con universidades nacionales para la ejecución y control de las obras, además de responsabilizar a cada jurisdicción para que declare en forma visible los plazos de ejecución y provea los espacios provisorios para el dictado de clases. El Consejo Federal de Educación será el órgano de control.

De aprobarse, una oblea en cada establecimiento indicará para cada uno de los 13 rubros contemplados:

A. En buen estado de funcionamiento y mantenimiento.
B. Requiere mantenimiento o arreglo, -que deberá realizarse en un tiempo establecido-, pero sin peligro para la seguridad de la comunidad educativa.
C. Riesgo inminente o Peligro de vida. La institución No está en condiciones para que esté operativa. Debe ser reparado de inmediato.
Para leer el proyecto completo y difundirlo, visitá esta página.

 

Dolores Bulit

Nací en la Ciudad de Buenos Aires en 1972. Mi educación formal ocurrió en el jardín Casa de los Niños fundado por Elena Frondizi, la Escuela Normal Nacional en Lenguas Vivas “John F. Kennedy” y la Carrera de Comunicación Social de la Universidad de Buenos Aires. Mi educación no formal se amasó en una familia numerosa, presente, matriarcal en medio del patriarcado, de clase media profesional. Sin presiones curriculares o extracurriculares, con mucho tiempo y enorme oportunidad para el juego libre en la ciudad y en el campo. También me eduqué en mis empleos y en mis viajes, en mi pareja y con mi maternidad, con todas las personas que pasan por mi vida y a través de mi experiencia más reciente y transformadora con la gestación de Tierra Fértil, un espacio de aprendizaje basado en el juego y la autogestión con 8 años de historia.

Tambien puede interesarte...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *